Artículos | Jesse Chacón | Perspectivas y Realidades

La Revolución Eficiente: El camino a la irreversibilidad del Modelo Bolivariano (Jesse Chacòn-GISXXI)

El próximo mes de enero del año 2013, el presidente Hugo Chávez iniciará su tercer período presidencial, desde ya ha asumido el problema de la gestión y la eficacia como el centro de su nueva tarea; sin embargo ¿porqué hablar de gestión y eficacia en la nueva tarea?, ¿Acaso, no se ha hecho gestión y no se ha sido eficaz en estos 14 años?.

La respuesta a estas preguntas podemos buscarla en las calificaciones otorgadas a Venezuela por los organismos internacionales, Venezuela es hoy el país menos desigual de América latina, Venezuela es de los países con menor desempleo de América Latina, Venezuela es el segundo país con mayor matrícula universitaria de América Latina, Venezuela es el tercer país donde más se leen libros en América Latina, y así un largo etcétera. Y entonces ¿a qué se refiere el presidente al querer asumir como centro la gestión y la eficiencia?.

Pensamos que la preocupación del presidente está dirigida a construir un nuevo tipo de gestión, hay una comprensión del límite que supone la gestión pública desde la sola preeminencia del estado centrismo y la necesidad de movilizar la arquitectura política hacia un mayor protagonismo de lo comunal, de lo social en el trazado, ejecución y evaluación de las políticas públicas.

Tratemos de reflexionar sobre varios conceptos que están en juego en este escenario, en primer lugar el concepto de gestión pública. Podemos entender la gestión pública como el proceso de gestación de las políticas públicas, es una dinámica que articula el proceso de trazado, ejecución y evaluación de dichas políticas, aquí se emparenta la gestión con el concepto de gestación.

Una política pública por su parte, es la expresión formalizada de la voluntad del gobierno. Es la mediación entre un proyecto de sociedad y Estado con la acción específica de un gobierno. Sin embargo más que un flujo de decisiones y acciones o una directriz que señala un gobierno, las políticas públicas dan cuenta del grado de control efectivo que tiene el gobernante sobre las instituciones y la sociedad que gobierna, igualmente las políticas públicas señalan la dirección que sigue un gobernante al ejercer su facultad de gobernar.

En Venezuela en los ciclos anteriores a la revolución, las políticas públicas tenían su nacimiento y configuración no en el estado o los actores sociales colectivos, sino en las oficinas y clubes del gran capital, ya el presidente ha ilustrado el papel de Fedecámaras en el trazado de las políticas y el nombramiento de los ministros. En Venezuela se ha desplazado al capital como factor estructurante del sistema y ha sido el estado, bajo la conducción del liderazgo revolucionario, el escenario real desde donde se formulan las políticas públicas, no en beneficio de unos pocos, sino en función de todos.

Asistimos desde el año 1998 aun recentramiento del poder, las políticas públicas vuelven a ser un problema de estado y gobierno, aunque lo público no se reduzca a lo estatal, sino que articule de manera dinámica a los diversos actores colectivos de la sociedad.

Las políticas públicas por primera vez en la historia del país, son un asunto colectivo social, son lo común, la esfera de lo público se expande y enriquece con la creciente conformación de expresiones de participación en las comunidades, en los foros de discusión de ciudad, los procesos de planificación participativa, estos son hoy escenarios de lo público y muestran nuevas y ricas formas de participar.

Así, lo público y en específico las políticas públicas son lineamientos y espacios construídos en común por un estado en movimiento y unos actores colectivos en movimiento.

Pero en relación a las políticas públicas también vamos a encontrar diversos enfoques e ideas sobre que entender como política pública y como desarrollar su trazado, los conceptos sobre políticas públicas se mueven entre la definición de las políticas públicas como grandes macro lineamientos y quienes las conciben como respuestas puntuales y específicas a las demandas sociales. Algunas líneas de análisis sobre políticas públicas son:

- MODELO INSTITUCIONALISTA: La clave en la comprensión de las políticas públicas se encuentra en el estudio de las estructuras, funciones y procedimientos que se requieren para fundamentar y concretar los procesos de decisión y operación de las organizaciones públicas. Parte de un trazado tecno-burocrático.

- MODELO SISTEMICO: El punto crucial en la interpretación de las políticas públicas radica en la identificación y comprensión de la ruta crítica que siguen las autoridades de política para identificar, procesar y convertir las demandas de los ciudadanos en acciones del estado. Su trazado es político.

- MODELO DE APROXIMACIONES SUCESIVAS: Ve las políticas públicas como el realismo de Resolver Problemas, se dan ajustes continuos y en comparación con políticas anteriores. Su trazado es espasmódico.

Todos los enfoques o análisis parten de supuestos como:

• Se supone que el estado cubre a toda la nación y está en todo el territorio y que los principios y valores institucionales son conocidos, aceptados y practicados por todos los ciudadanos.

• Se supone que en las organizaciones públicas existe una plena identidad entre los objetivos de los funcionarios y los objetivos de la organización, y que los dirigentes tienen toda la autonomía para asignar los recursos y orientar las organizaciones en la dirección deseada.

La mayor de las veces los anteriores supuestos no se cumplen en su totalidad y mucho menos en sociedades como la venezolana que ha venido configurando un nuevo orden a partir de la demolición del orden cuarto republicano. Esto es importante advertirlo, porque casi nunca en el análisis de la gestión pública hacemos aparecer el contexto o las particularidades del régimen político anterior o la cultura política de la población.

Es común que se hable del presidente Chávez como un gobierno con 14 años de ejercicio; pero se obvia el impacto en la estabilidad del nuevo sistema y la gestión pública de hechos como el golpe militar, o la masiva e intencionada fuga de divisas, o el golpe petrolero, o las guarimbas, o el juego desestabilizador desde la invasión de los paramilitares, o la permanente revalidación del nuevo poder en los procesos electorales desde el mismo referéndum revocatorio hasta todas las demás jornadas.

De lo anterior se desprende que la variable del poder, tiempo político y el contexto, imponen condiciones e impactos en la elaboración de las políticas públicas, siendo diferente las formas de trazado en momentos de transgresión subversiva a la estabilidad del sistema, que en momentos de estabilidad, consolidación del nuevo orden y paz política.

Juntemos todo esto con la reflexión del presidente y concluiremos que se abre sin lugar a dudas a partir de este mes de enero de 2012 un nuevo tiempo político, se ha pulverizado la vanguardia golpista de la burguesía y el imperialismo, se ha derrotado reiteradamente y de manera estratégica el modelo de sociedad neoliberal que han tratado de restaurar, el sistema en su conjunto ha sido validado con el masivo protagonismo de la ciudadanía en los diversos canales y espacios de participación, la misma derecha ha terminado asumiendo la constitución bolivariana como su referente, es decir, se ha institucionalizado el nuevo orden.

Todo esto nos brinda un espacio de tiempo privilegiado para alcanzar mayores impactos sociales y económicos que los logrados hasta el momento, podemos abandonar el trazado espasmódico de las políticas que el desafío constante al orden por parte de la derecha impuso, se deben trascender las formas de trazado institucionalista y tecno burocrático, se requiere avanzar en la formulación y gestión de las políticas públicas desde el modelo sistémico, donde el trazado político recupere al sujeto social y su interacción con el estado como elemento fundamental de la gestión.

Pero para ello también debemos entender que quienes desempeñan cargos de relevancia en la administración pública deben generar los indicadores de gestión que garanticen el seguimiento estricto al plan de la nación. De igual manera, se debe entender la planificación como un proceso continuo donde los actores que dirigen la política pública den continuidad a lo planificado por su predecesor y fomenten la continuidad en los cargos de los profesionales que hacen carrera administrativa. Como lo ha señalado el presidente Chávez lo que no se planifique jamás ocurrirá y el socialismo es científico no voluntarista.

Este nuevo período abre la gran posibilidad de solidificar las bases de este proceso construidas durante 14 años, tamaña responsabilidad requiere de los gestores del gobierno mucha ciencia y de los ciudadanos mucha participación para construir entre todos el nuevo modelo de gestión revolucionaria eficiente que nuestro pueblo esta demandando.

Jesse Chacòn

Director GISXXI

www.gisxxi.org

Comentarios

17,junio,2013 | 21:47 pm
Helen Patricia Puertas M. dijo:

Excelente artículo. Refleja una visión que comparto en cuanto a un paradigma novedoso en cuanto a la forma de diseñar políticas públicas. Estoy muy interesada en el tema. Además que se demuestra la fuerza del poder popular como base sobre la cual se sostiene el socialismo bolivariano.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.