Artículos | Jesse Chacón | Perspectivas y Realidades

VENEZUELA: SU PAPEL EN LA CONSTRUCCIÓN MULTIPOLAR Y LA GARANTÍA DE LA PAZ MUNDIAL (Jesse Chacòn-GISXXI)

En el cuarto objetivo histórico desarrollado en la Propuesta Para la gestión Bolivariana socialista 2013-2019, el presidente Hugo Chávez ha planteado el problema de la multipolaridad en el orden mundial como garantía de la paz, al respecto ha propuesto:

“Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del Universo y garantizar la Paz planetaria.”

Más recientemente, enel marco de los actos de ingreso de Venezuela como socio pleno del Mercosur, ha afirmado que “El ingreso de la República Bolivariana de Venezuela como miembro pleno del Mercado Común del Sur (Mercosur) representa la aceleración de los cambios históricos en el país”.

También afirmó: “Tengo la certeza de que entramos en un nuevo período de aceleración de la historia, de los cambios históricos, geográficos, cambios geo históricos y geopolíticos (…) los años que vienen y los acontecimientos futuros serán superiores a los que fueron presenciados en la última década”.

Estas afirmaciones, hacen parte de una profunda claridad frente a la actual reconfiguración del orden mundial y al papel que las naciones del sur estamos jugando al conformar nuevos polos económicos; aunquela superioridad militar permanezca en poder de Estados Unidos y la OTAN, la creación de multipolaridades genera un blindaje frente a la agresividad imperial y un claro revés en su juego estratégico.

El economista Egipcio Samir Amínha definido este contexto de unipolaridad militar y multipolaridad económica como una caracaterística del capitalismo senil, el cual en su reconfiguración mundial y en su nueva forma imperial, recurre ya no a la exportación ultramarina de la sobreacumulación interna en sus naciones, sino al saqueo desesperado de los países del sur;pero se encuentra contenido en muchas de sus ambiciones geopolíticas por nuevos polos de poder. Se hace más agresivo militarmente; pero decae progresivamente en su preminencia económica, esta condición le da una curva de derrumbe similar a la vivida por la Unión Soviética.

Expliquemos más lo anterior, la triada imperial de Estados Unidos, Europa y Japón, recuperan el eje militar como elemento central de la nueva fase imperialista, se generalizan las formas de rapiña global sobre las fuentes de recursos estratégicos; pero si bien hacen uso de la unilateralidad militar para intervenir a su antojo, mientras burlan la arquitectura del derecho público internacional, no pueden evadir la realidad en la reconfiguración económica mundial, en la que ya no asistimos al unipolarismo, sino, a una suerte de multipolaridad económica. La existencia de los tres bloques imperiales (Estados Unidos, Europa Japón), se ve redefinida por nuevos polos en surgimiento, aparece Rusia y su intento por consolidar la zona de Eurasia, aparece China con su poderío global y su influencia en el pacífico, se fortalece India, surge el Mercosur liderado económicamente por Brasil, se da el tejido global de potencias agrupadas en los BRIC (Brasil,Rusia, India y China).

Pero el objetivo histórico esbozado por el presidente, no solo habla de la construcción de un mundo multicéntrico y multipolar, habla como elemento central de garantizar la paz mundial, y lo hace porque la paz está amenazada por la postura de bandolero global del imperialismo.

Recordemos que el eje crítico de cualquier orden es el poder; pero su base sustantiva es la acumulación capitalista, cuyas lógicas de producción y reproducción, son rectoras de la relación sistema mundo y de la forma de orden asumida en la esfera global. Al respecto el capital comenzó desde finales de los 70 y principios de los 80 a reconfigurar un nuevo orden que le permitiera superar la profunda crisis estructural en que ha entrado a nivel global, la vía elegida fue la destrucción de la arquitectura del derecho público internacional representado en la ONU. Destruye y burla la normatividad de derechos, funcionalizándolos como mercancías, a la par que destruye los criterios de soberanía y autodeterminación a partir de sus incursiones militares unilaterales en Irak, Afganistán,Colombia y Libia, sepultando el orden mundial surgido de la postguerra, y la arquitectura legal global de la ONU como garantía de la paz mundial.

La crisis del capital y su imposibilidad de reproducirse desde la sola lógica de la explotación en sus fronteras nacionales, lo lleva a hacer un uso intensivo de lo que el geógrafo inglés David Harvey, ha definido como “acumulación por desposesión”, esta consiste en el uso de métodos de pillaje, robo,saqueo y gansterilización de los juegos financieros.

La acumulación por desposesión, está presente en cada período en que la acumulación de capital debe reordenarse y construir un nuevo patrón de acumulación, un nuevo régimen de acumulación. En su reorganización, el capital funcionaliza el crimen como forma central para la extracción de excedentes globales. Desde esta lógica, la violencia y el quiebre de la paz puede avisorarse en los contextos de naciones o regionales con grandes riquezas en meteriales estratégicos y de naciones aisladas sin ningún tejido o estructuración de bloques de poder que disuada la aventura imperial de saqueo.

Es facil entonces desde estas consideraciones, comprender las trascendentes palabras del presidente en relación al papel y significado de construir un polo regional con el poder del Mercosur. El mercosur no solo puede aspirar a ser un mercado común, una unión aduanera y de arancel común, debe ante todo pensarse como un polo de poder capaz de construir capacidades de autoabastecimiento agrícola, energético e hídrico, como una región con patrones comunes en el desarrollo tecnológico y la construcción de cadenas productivas, así mismo deberá pensar con realismo la necesaria construcción de una política común de seguridad, defensa, preservación de la paz y la democracia.

Está en juego y aun es incierta la forma que asumirá el mundo, así como la capacidad de los diversos actores de intervenir en su constitución. Está claro sin embargo que la forma del nuevo orden en surgimiento, no será la sumatoria de sistemas capitalistas nacionales, tampoco podremos leer el mundo como una sumatoria de países desarrollados y sub-desarrollados, la lógica en la acumulación actual del capital nos remite obligadamente a la perspectiva del imperialismo y las nuevas formas de poder, dominación y resistencia, perspectiva que los intelectuales cooptados por el capital se resisten a reconocer.

En los siglos XIX y XX el poder mundial perteneció exclusivamente a las grandes potencias industrializadas, en el siglo XXI pertenece a un macro poder internacional no estatal, que en los últimos 30 años ha crecido de 7 mil empresas a cerca de 38 mil, con 250 mil subsidiarias. El destino de muchas economías y culturas nacionales no se está decidiendo en las casas de gobiernos o parlamentos, sino en los mercados financieros transnacionales de Nueva Cork, Chicago, Londres, Singapur, Hong-Kong, Tokio, Frakfurt o París y en los directorios de las empresas transnacionales.

El sistema-mundo ha generado una lógica político militar de intervencionismo y burla de los marcos normativos, pero también está generando actores polares con capacidad de disputarle al imperialismo diversas esferas de su monopolio económico.

Autores como Emanuel Wallerstein, teniendo en cuenta lo anterior, señalan un criterio de oportunidad política cuando plantea como “el sistema-mundo, se estaría saliendo de equilibrio, es decir, se estaría desintegrando, dando de este modo la posibilidad de intervenir en este momento de bifurcación, abriendo la posibilidad de un mundo más justo e igualitario”.

Son tiempos de incertidumbre, pero tambien son tiempos de creación.

Hoy, Venezuela es parte de la vanguardia de resistencia al orden imperante, gracias a una nueva política internacional soberana e independiente.

No es tiempo de volver a la vieja postura de sumisión al imperio que plantea la derecha venezolana. Hoy, mas que nunca, como dijo Martí “es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la luz”.

Jesse Chacón

Director GISXXI

www.gisxxi.org

Comentarios

5,agosto,2012 | 20:13 pm
Julio Herrera dijo:

Los principios, conocimientos y leyes de las ciencias básicas como la química se cumplen independientemente del modo de producción. Tosas esos conocimientos químicos aparecidos en los países capitalistas también se cumplirán en una sociedad con modo socialista como la revolución bolivariana busca para nuestro país. Ese carácter universal también se cumple para mucho de los desarrollos y conocimientos tecnológicos. Esos desarrollos científicos y tecnológicos que producen desempleo en el capitalismo, producirán bienestar a la gente en una sociedad que haya eliminado la plusvalía.
Es vital que la revolución bolivariana promueva la investigación en todas las formas del conocimiento científico y tecnológico. Las Universidades e institutos tecnológicos son vitales para ello, en ellos se deben enseñar no sólo el conocimiento sino como aplicar rigurosamente el método científico.

 

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.