Biblioteca

Volatilidad de precios en los mercados agrícolas (2000-2010) CEPAL

Durante el segundo semestre del 2010 volvieron a encenderse las luces de alerta en la comunidad internacional ante el aumento en el precio de los alimentos. Los principales índices de precios de alimentos calculados por organizaciones internacionales se incrementaron entre junio y diciembre de 2010 en alrededor de 30% (términos nominales), cerrando el año en niveles similares a los alcanzados durante el clímax del alza de precios del primer semestre de 2008. La tendencia continuó durante enero de 2011, con un incremento del 3,4% en el índice de precios de alimentos de FAO.

La volatilidad de los precios de las materias primas agrícolas tiene costos para los países, tales como pérdidas en la eficiencia económica, reducción de la seguridad alimentaria y desnutrición, efectos negativos sobre la balanza comercial, posibilidad de movilizaciones sociales y riesgos elevados para los productores, especialmente para los pequeños agricultores, pues se incrementa la incertidumbre sobre sus ingresos esperados.

Las respuestas de los países de la región a la volatilidad de precios agrícolas presentan algunos rasgos en común: los gobiernos tienden a intervenir en mayor medida cuando los precios suben que cuando bajan; es decir, se ha dado relativamente más importancia a la inflación y al consumidor que al productor y a la estructura productiva agrícola. Asimismo, las medidas de política, en términos generales, se han centrado principalmente en el corto plazo y en menor medida en la atención de problemas estructurales, siendo que el buscar soluciones a estos problemas podría reducir significativamente la vulnerabilidad de los países a la volatilidad de precios.

Algunas de las respuestas de política que se han seguido en la región se enfocan en contrarrestar directamente el alza de los precios de los alimentos, ya sea a través de la eliminación de aranceles, o del establecimiento de restricciones a las exportaciones, la fijación de precios, operaciones estatales en los mercados, o el establecimiento de acuerdos entre el gobierno y el sector agroindustrial privado. Otras políticas han intentado mitigar la exposición a riesgos de grupos específicos (bandas de precios, en el caso de algunos productores agropecuarios) y contrarrestar el impacto negativo de las alzas de precios sobre poblaciones vulnerables (ayuda alimentaria, transferencias de ingresos condicionadas, alimentación escolar, programas de alimentación por trabajo, trabajo temporal, y varios otros programas sociales).

Finalmente, hacer frente a la volatilidad de precios y tratar de evitar crisis alimentarias recurrentes es una responsabilidad global, no de un país en particular. Hay decisiones que deberán tomarse en foros internacionales, como las innovadoras sugerencias respecto al establecimiento de una reserva mundial independiente de emergencia y de una reserva virtual, que hasta ahora parecen no haber sido atendidas. Se ha solicitado asimismo la regulación de los mercados de productos básicos con el objeto de reducir el efecto de la especulación sobre el alza de precios de los alimentos, pero la respuesta ha sido lenta (la Commodity Futures Trading Commission de Estados Unidos apenas en enero de 2011 propuso limitar el volumen de contratos de futuros que los inversionistas puedan tranzar para 28 productos, incluyendo los agrícolas) y algunos todavía ponen en duda la relación entre especulación y alza de precios de los alimentos, asi que en fin la creciente volatilidad de los precios en los mercados internacionales agrícolas es un desafío no sólo para los productores agrícolas, sino también para los consumidores y los mismos tomadores de decisiones. La incertidumbre acerca de la tendencia que seguirán los precios agrícolas ha dificultado la toma de decisiones para prácticamente todos los agentes económicos.

Descargar: Informde de Volatilidad de Precios en los mercados agrícolas

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.