Noticias

Altos exfuncionarios de EE.UU. inculpados por crímenes de guerra (Prensa Latina)

La justicia internacional vuelve hoy a sentar en el banquillo de los acusados a funcionarios de anteriores gobiernos de Estados Unidos por su protagonismo en la ejecución de torturas y crímenes de guerra.

Un Tribunal de Crímenes de Guerra en Kuala Lumpur, Malasia, encontró culpables de crímenes de lesa humanidad al expresidente George W. Bush (2001-2009), el exvicemandatario Dick Cheney y el exsecretario de Defensa Donald Rumsfeld, reportó el sitio digital Global Research.

El exprimer ministro de Reino Unido Anthony Blair y otros altos exfuncionarios implicados en el inicio de la llamada “guerra contra el terrorismo” en países como Irak y Afganistán, también fueron responsabilizados de tales cargos.

Como tribunal de consciencia, su veredicto es meramente declaratorio, pero tiene facultades para enviar las pruebas acumuladas a las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, así como a la Corte Penal Internacional, precisó la publicación.

Durante el juicio, se mostraron evidencias probatorias de que Bush, Cheney y Rumsfeld dieron luz verde a la aplicación de torturas durante los interrogatorios, algo que con posterioridad incluso reconocieron, destacó la publicación.

La alta corte escuchó testimonios de algunas víctimas y testigos, entre ellos Abbas Abid, Moazzam Begg y Jameelah Hameedi, quienes relataron las horribles torturas que presenciaron durante su encarcelación.

Declararon también el iraquí Ali Shalal y el ciudadano británico Rhulel Ahmed.

Abbas Abid, por ejemplo, aún permanece sin uñas, las cuales le fueron arrancadas con alicates.

Ali Shalal fue atacado y torturado con cables eléctricos.

Moazzam Begg fue confinando a aislamiento, mientras que Jameelah fue desnudado, humillado y usado como escudo humano mientras era trasladado en un helicóptero.

Todos revelan secuelas por los daños causados, enfatizó la fuente.

Ellos fueron hechos prisioneros en Afganistán e Irak, y en el caso de Moazzam Begg y Rhunel Ahmed, trasladados a la cárcel de Washington en la ilegal Base Naval que Estados Unidos mantiene en la bahía de Guantánamo, Cuba.

Líderes, organizadores, instigadores y cómplices que participaron en la formulación o ejecución de un plan común para conspirar, a fin de cometer crímenes de guerra, son responsables de la ejecución de esos planes por parte de personas específicas, concluyó el Tribunal.

La Corte expresó su esperanza de que, con las pruebas recopiladas, los testigos puedan encontrar en el futuro una instancia internacional con jurisdicción para tramitar las acusaciones contra los culpables.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.