Noticias

Clase trabajadora de América Latina es referente de lucha para Europa (Correo del Orinoco)

Los trabajadores de América Latina se han convertido en un referente para Europa por el proceso de transformación de la región, manifestó el intelectual español Juan Carlos Monedero.

“La clase trabajadora del Norte se había olvidado de sus pares de este lado del hemisferio y ahora con la crisis se van a encontrar. Hace 30 años, los del Sur pasaron por lo que padecen ellos ahora y han tomado conciencia de la falta de solidaridad. Procesos como el venezolano se vuelven un referente obligatorio para todas aquellas personas que pierden su casa, su derecho a la educación y la salud”, destacó el filósofo e investigador del Centro Internacional Miranda.

El también catedrático de la Universidad Complutense de Madrid planteó la necesidad de que la clase obrera se replantee el papel de los trabajadores para sentar unas bases sólidas de la transición al socialismo.

Monedero vino a Venezuela para participar en la primera Maestría de Educación Comparada en Latinoamérica, organizada por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria y el Centro Internacional Miranda.

“Se trata de comparar para darnos cuenta de todo lo que está avanzando el proceso educativo venezolano. A veces uno si no compara, no se percata de lo que tiene”, explicó el profesor universitario.

La gente le pregunta mucho en Venezuela, según confesó el intelectual, la razón por qué en España la población no se rebela si está perdiendo sus derechos, cuestión a la que responde: “Las luchas de ayer son los derechos de hoy y las luchas de hoy son los derechos de mañana. Si uno se olvida de eso puede perderlos. Alcanzar las conquistas lleva muchos años”.

Los trabajadores europeos que en los años 80 se olvidaron que tenían derechos gracias a la izquierda y votaron por Margaret Thatcher y Helmunt Khol, no se dieron cuenta de que eso los condenaba a perder lo que tenían. Una generación mantuvo su estatus por las luchas anteriores y ahora el modelo neoliberal se lo está quitando por falta de conciencia y sus hijos están condenados a vivir peor que sus padres.

Los sindicatos en tiempos de bonanza económica se domesticaron, y ahora que vienen tiempos duros la gente los mira con cierto recelo, porque entiende que no han estado con la beligerancia propia de una organización de clase. Esa aparente prosperidad se explica por los excedentes que venían del Sur, pero ahora la crisis está llevando a la gente a la penuria. “Los sindicatos han perdido legitimidad ante la recesión”, sentenció.

Una parte de los excedentes que han permitido la sociedad de bienestar en Europa provienen del Sur y la sociedad española no es la excepción. Las grandes corporaciones de la Península Ibérica se han plantado también en el Sur, comentó.

La consecuencia de esta situación es que los indignados tienen cerca de 80% de aceptación, mientras que los sindicatos llegan a 20%.

Los mineros tienen algo que había perdido la clase obrera: unidad, consciencia y memoria.

Unidad porque la propia cuenta minera constituye una identidad de la que la economía carece. La dureza de su trabajo les hizo elevar la consciencia para superar la situación de explotación y la memoria de lucha la han transmitido de padres a hijos.

El Estado negó los pactos de la reconversión que había suscrito y quería adelantar el cierre de las minas y recortar todas las ayudas a los mineros. “Todos se preguntan por qué hay dinero para rescatar los bancos, pero se le niega a la minería. La memoria y la unidad ha servido para que esos trabajadores hayan mantenido su lucha. Esta revuelta de los mineros creó un compromiso de las ciudadanas y los ciudadanos con la clase obrera”, recordó Monedero.

WILLS RANGEL: DIVERSIDAD DE IDEAS Y COHESIÓN DE LA ACCIÓN

Los movimientos laborales pasan por un proceso de reagrupamiento y fortalecimiento alrededor de las fuerzas progresistas. “Estamos construyendo la unidad con pensamiento crítico pero con avanzada revolucionaria. Es con el socialismo que podemos liberarnos de las relaciones de explotación y alcanzar a una sociedad equitativa”, manifestó Wills Rangel.

El presidente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST), que también participó en las jornadas de formación de la clase obrera, reiteró su llamado a la unidad, “mucho más cuando el presidente Chávez está impulsando la integración de América Latina. Diversidad de pensamiento, pero cohesión en la acción”.

El ingreso de Venezuela al Mercosur es apenas un paso más para alcanzar el sueño de Bolívar: la unidad latinoamericana. La clase trabajadora tiene que jugar un papel histórico en esta Revolución; “no hay tiempo para dividirnos”.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.