Noticias

Con Dudamel por la Paz: 1400 músicos cantan por la paz en la Octava Sinfonía de Mahler (Aporrea)

No hay registros de que la Octava Sinfonía de Mahler se haya hecho con tal cantidad de músicos: la llamada “Sinfonía de Los Mil” se hará este sábado en Caracas, específicamente en el Teatro Teresa Carreño, para el cierre del ciclo “Con Dudamel por la Paz”, con 1400 intérpretes de la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, de la Filarmónica de Los Ángeles, del Coro Sinfónico Juvenil Simón Bolívar, la Schola Cantorum de Venezuela, los Niños Cantores de Venezuela y ocho solistas invitados, todos bajo la dirección del maestro Gustavo Dudamel.

Las sopranos Manuela Uhl, Julianna Di Giacomo, Kiera Duffy, la mezzo-soprano Anna Larsson, la contralto Charlotte Hellekant, el tenor Burkhard Fritz, el barítono Brian Mulligan y el bajo Alexander Vinogradov se unirán a los músicos venezolanos y estadounidenses que desde el mes pasado están interpretando las 10 sinfonías de Gustav Mahler, primero el Los Ángeles y luego en Caracas.

La imagen de la inmensa tarima de la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño es abrumadora. 1207 coralistas demoran casi media hora en entrar ordenadamente para colmar la estructura. Luego, con la unión de 99 músicos de la Sinfónica Simón Bolívar y 91 de la Filarmónica de Los Ángeles en el escenario, más los ocho solistas invitados y Gustavo Dudamel, la instantánea es memorable. Sólo el ensayo eriza.

La Sinfonía N° 8 en Mi bemol Mayor “Sinfonía de Los Mil” se estrenó el 12 de septiembre de 1910 y, contrariamente a lo que ocurrió con otras de sus sinfonías, el público la recibió con beneplácito y la crítica fue favorable. Después de componer las tres sinfonías anteriores sin voces, Mahler regresó a la dupla orquesta-coro con una pieza de inmensa escala, que fue apodada, sin que el compositor lo avalara, la Sinfonía de Los Mil.

“Esta es muy diferente tanto en contenido como en estilo al resto de mis obras y, ciertamente, la cosa más grande que jamás haya de hacer (…) Esta sinfonía es notable por el hecho de que une dos poemas en dos idiomas diferentes. El primero, un himno latino, y el segundo de la escena final de la segunda parte de Fausto (de Goethe)”, señaló Mahler. El autor también destacaba que hasta la composición de esta sinfonía sólo había utilizado las palabras y las voces como un atajo para la creación de atmósferas, como un discurso del que se servía para explicar alguna idea recurrente. No obstante, en esta obra las voces también son instrumentos.

La Octava Sinfonía que se interpretará este sábado se transmitirá en vivo por TVES y también será transmitida en diversas salas de cine de Argentina (a las 5:00 pm), en Colombia en proyecciones que se llevarán a cabo a partir del 4 de abril y Brasil, a partir del 30 de marzo.

Este ciclo es una de las actividades que celebran el 37 aniversario del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Despacho de la Presidencia de la República.

Las entradas para el concierto de la Octava Sinfonía de Mahler están agotadas desde el mismo día que se pusieron a la venta, el 24 de enero de 2012.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.