Noticias

EE.UU: Agresivo contrapunto entre los candidatos a la vicepresidencia (rfi)

El vicepresidente norteamericano Joe Biden, de 69 años, cumplió con su misión. Sin cometer ninguna gaffe -una de sus especialidades- utilizó el debate del jueves por la noche ante su rival Paul Ryan, de 42 años, para atacar con pugnacidad a los republicanos con la energía que le faltó a Barack Obama en su primer debate frente a Mitt Romney.

Después de que Obama admitiera haber sido “demasiado educado” en el duelo con Romney, Biden fue por todos los flancos, empezando por las declaraciones de una cámara oculta en las que el candidato republicano se quejaba del “47%” de electores que dependían de la asistencia del gobierno. Ryan replicó que Biden sabía que “a veces las palabras salen mal de la boca”, a lo que el vicepresidente respondió: “Pero siempre dicen lo que pienso. Y también Romney”.

El asesinato del embajador norteamericano en Libia, Christopher Stevens, y a otros tres colaboradores, el 11 de septiembre en Bengasi, Libia, fue uno de los contrapuntos de los 90 minutos del debate. Ryan cuestionó la falta de protección de los funcionarios estadounidenses y la falta de reacción de la Casa Blanca. “Le tomó dos semanas al presidente reconocer que se trataba de un ataque terrorista. Mira, si nos atacan terroristas, nosotros vamos a llamarlo por lo que es, un ataque terrorista”, dijo. Biden retrucó inmediatamente que los republicanos habían recortado los fondos de seguridad en el Congreso y que Romney se había apresurado a criticar al gobierno sin conocer los detalles de lo ocurrido.

Biden contraatacó en política exterior recordando la retirada de Irak y, sobre todo, la eliminación de Osama Bin Laden. “Cuando Barack Obama fue electo, (los iraníes) tenían suficiente material nuclear para fabricar una bomba. Ahora tienen suficiente para cinco”, aseguró Ryan, quien agregó que sólo la presión del Congreso dominado por los republicanos fue capaza de obtener algo mediante sanciones.

Lo que no es del todo cierto, ya que las sanciones fueron obtenidas por Obama con el apoyo internacional, incluyendo a países como Rusia.

Ryan criticó el desempeño de Obama por la falta de avances en el expediente iraní. “Si alguna vez precisamos entrar en acción, por el contrario a cuando asumimos el gobierno, tendremos al mundo para respaldarnos. Y eso importa”, dijo Biden.

A diferencia de Obama, quien se mostraba distante en pantalla mientras Romney lo atacaba, Biden utilizó gestos y expresiones para cuestionar el discurso de su rival.

En lo económico, Ryan atacó a la administración Obama sobre los datos de empleo y la economía, al prometer que Mitt Romney no aumentará los impuestos. Biden se felicitó en cambio por la merma del desempleo, que cayó por debajo del 8% en septiembre, y recordó que Ryan le había enviado una carta pidiéndole dinero para su distrito de Wisconsin.

Los dos candidatos a la vicepresidencia, que son dos fervientes católicos, dejaron en claro que sus prioridades son distintas: Biden prioriza la necesidad de velar por los pobres, mientras que Ryan muestra una oposición rotunda al aborto o al matrimonio homosexual.

Al término del debate, Obama dijo que su vice “no podría estar más orgulloso”, mientras la campaña republicana hizo saber que Romney había llamado a Ryan para felicitarlo.

Entretanto, por primera vez desde que comenzó la campaña, RealClearPolitics, que promedia las encuestas, ha mostrado un liderazgo de Romney sobre Obama a nivel nacional, 47,1% contra 46,4%.

Obama y Romney volverán a enfrentarse dos veces más, el 16 y el 22 de octubre, antes de la elección del 6 de noviembre.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.