Noticias

Entre Putin y Lukashenko no hay temas secretos (La voz de Rusia)

Vladímir Putin realizó su primera visita internacional como nuevo presidente de Rusia. Viajó a Minsk, donde se reunió con su homólogo bielorruso Alexander Lukashenko.

Abordaron temas como la creación de la Unión Económica Euroasiática, la construcción de una planta nuclear en Bielorrusia y la cooperación en el ámbito de la maquinaria pesada.

La construcción de una planta nuclear en Bielorrusia puede convertirse en el proyecto más grande y reciente en la historia de las relaciones entre Rusia y Bielorrusia, manifestó el presidente ruso, Vladímir Putin, al visitar Minsk el pasado el 31 de mayo.

Bielorrusia es el primer país que visita el líder ruso tras su investidura como jefe de Estado. Vladímir Putin y Alexander Lukashenko sostuvieron conversaciones privadas con la participación de miembros del gabinete, en las que analizaron las relaciones bilaterales, los procesos integracionistas en territorio de la antigua Unión Soviética y temas de la agenda internacional. Putin dijo que el hecho de que su primera visita internacional fuese a Bielorrusia revela el carácter especial de las relaciones entre los dos países:

–Este encuentro con Alexander Grigórievich demuestra una vez más que estamos mutuamente dispuestos y comprometidos a llenar de nuevo contenido nuestras relaciones bilaterales. En las conversaciones, analizamos minuciosamente las perspectivas de nuestros vínculos económicos y acordamos la concesión a Bielorrusia de un tercer tramo del préstamo del fondo anticrisis de la Comunidad Económica Euroasiática. Vamos a negociar un cuarto tramo y nos hemos puesto de acuerdo en la necesidad de mantener el alto ritmo de evolución a una nueva calidad de integración: la Unión Económica Euroasiática.

El préstamo de tres mil millones de dólares a Bielorrusia por parte del fondo anticrisis de la CEE, fue acordado en 2011. Su tercer tramo, mencionado por el presidente ruso, se estima en cuatrocientos cuarenta millones de dólares. Otro punto de la agenda fue la construcción de una central nuclear en Bielorrusia. El coste del proyecto se estima en diez mil millones de dólares que serán prestados por Moscú. Además, las partes analizaron la creación de una sociedad para la producción conjunta de camiones con la participación de la empresa bielorrusa MAZ y la rusa Kamaz. Esperan que la creación de la nueva empresa beneficie a ambos países, tras el ingreso de Rusia a la Organización Mundial del Comercio. Cabe señalar que Bielorrusia también está negociando su ingreso a esta organización. La cooperación técnico-militar y el fortalecimiento de la seguridad colectiva en el marco de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva fueron temas especiales de la agenda de esta reunión.

El presidente de Bielorrusia destacó el alto grado de confianza característico de estas conversaciones:

–Nos hemos reunido para mejorar la vida de nuestros pueblos y no pretendemos crear problemas a nadie. No nos hemos apartado ni un solo milímetro de esta temática. Nuestro deseo es vivir por cuenta propia. Respecto al futuro, me gustaría señalar que dentro de este contexto analizamos todos los temas: desde las tarifas de tránsito hasta los proyectos de creación de empresas mixtas en el espacio económico único. Esta visita supera en relevancia muchos de los acuerdos logrados entre Bielorrusia y Rusia, y con otros Estados. Nos indica que tenemos un gran futuro. Bielorrusia pasará con dignidad este camino.

A raíz de esta reunión, Vladímir Putin y Alexander Lukashenko aprobaron una declaración conjunta, en la que señalan que la Unión Económica Euroasiática (que según la iniciativa de Putin, formulada el año pasado, puede ser instituida para 2015) se convertirá en una nueva entidad geopolítica de gran influencia. Alexander Lukashenko, a su vez, destacó que la Unión será necesariamente creada y que es solo cuestión de tiempo. Ambos líderes hablan en el documento de lo importante que es modernizar las economías rusa y bielorrusa y promover los intereses comunes de ambas naciones en el ámbito internacional.

Expertos destacaron que la ayuda económica rusa a Bielorrusia tiene carácter tradicional. Basta mencionar la rebaja del 50 % que tiene Bielorrusia para comprar gas natural ruso en comparación con los socios europeos de Moscú. Tal vez el único punto complicado en las relaciones bilaterales tenga que ver con el poco interés de Minsk para cooperar más activamente con la empresas rusas interesadas en la compra de importantes activos en Bielorrusia.

Para el 1 de junio, Vladímir Putin tiene previstas las visitas a Alemania y Francia para reunirse con los líderes de estos países.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.