Noticias

Gobierno español encara en solitario defensa de ajuste presupuestario (La Informaciòn)

A principio del corriente mes, el Ejecutivo de Mariano Rajoy presentó su proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012, en el que las tijeras se ensañan con las partidas asignadas a educación, cultura, ciencia y sanidad.

Las cuentas públicas, consideradas por la propia administración del derechista Partido Popular (PP) como las más austeras de la democracia, prevén un ahorro de 27 mil 300 millones de euros entre ingresos y gastos.

Su principal objetivo es reducir el déficit impuesto por la Unión Europea (UE) y recuperar la confianza de España en los mercados financieros, motivo por el cual dedican menos dinero para gasto social y más para pagar los intereses de la deuda pública.

De esa manera, el Palacio de la Moncloa (sede del poder central) destinará al pago de intereses 29 mil 246 millones de euros, el equivalente a 2,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y más que el recorte contemplado en los PGE.

Por ese motivo, todos los grupos con representación en el Congreso de los Diputados presentaron enmiendas a la totalidad para pedir la devolución del proyecto de ley al gobierno.

Rajoy, sin embargo, no tendrá problema alguno para aprobar sus primeros presupuestos, gracias a la mayoría absoluta que ostenta el PP en la Cámara baja de las Cortes Generales (Parlamento bicameral español).

Los PGE tienen como principal meta reducir el déficit público este año hasta 5,3 por ciento del PIB, desde 8,5 por ciento registrado en 2011, según lo exige el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE.

El propio presidente del Gobierno y líder del PP reconoció que los presupuestos son duros y dolorosos y contienen decisiones que no le gustan.

Defendió, en cambio, que son los imprescindibles para corregir los errores del pasado, en alusión a la gestión de su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero, quien incumplió el compromiso pactado con la UE de llevar el déficit al seis por ciento del PIB en 2011.

Para el líder de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, los PGE son una declaración de guerra y una provocación para la mayoría social.

Nunca en la historia de nuestro país, en tan poco tiempo, se creó tanto daño y sufrimiento a la gente, denunció el coordinador federal de la coalición de izquierda, en referencia a los cuatro meses en el poder de los conservadores.

Lara opinó que desde su llegada a la Moncloa, el pasado 21 de diciembre, Rajoy ha convertido a España en una suerte de desierto en derechos laborales y sociales, mientras que los más poderosos brindan con champán.

A esos 27 mil 300 millones de euros de ajuste presupuestario hay que añadir otro recorte adicional de 10 mil millones de euros en educación y salud, que castigará fundamentalmente a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.