Noticias

Irán entra en la batalla diplomática por Siria (La Voz de Rusia)

A instancias de Teherán el jueves se celebró en Teherán un encuentro consultivo de representantes de más de una treintena de países, entre ellos Rusia, China, India, Brasil, Pakistán, dedicado a la crisis siria. “Las tres ideas centrales que se discutieron en Teherán fueron el cese del derramamiento de sangre, el inicio de un diálogo nacional y la búsqueda de resoluciones admisibles para el arreglo de la situación en Siria” –declaró el ministro iraní de Exteriores, Ali Akbar Salehi, en la conferencia de prensa final.

Al término del encuentro Irán propuso formar un grupo de contacto integrado por Estados neutrales para buscar la manera de que las partes enfrentadas en Siria inicien un diálogo y emprendan una interacción. “Ahora esperamos la respuesta de los países dispuestos a formar parte de ese grupo” –manifestó Salehi.

La propuesta de Irán fue hecha en momentos en que se informaba que las tropas gubernamentales sirias triunfaron en la batalla por Alepo. Del control de esa ciudad dependía en buen grado el desenlace del enfrentamiento entre régimen de Bashar Asad y la oposición. Según el periódico londinense The Guardian, el restablecimiento del control total de Alepo por el ejército regular “representa en sí un hecho significativo en el desarrollo de la situación interna” en Siria. En otras palabras, el Ejército Sirio Libre nuevamente no consiguió vencer y crear en territorio de Siria su propio enclave, a cincuenta kilómetros de la frontera con Turquía. No obstante, está claro que los rebeldes, con el apoyo de Occidente, proseguirán la lucha armada. La señal al respecto fue dada por EEUU.

“El presidente Obama ordenó a la CIA prestar respaldo a la oposición. Se trata de una burda injerencia en los asuntos internos de un Estado soberano, que de ninguna manera amenaza ni a EEUU ni a ningún otro país. Arabia Saudí y Qatar financian a los extremistas. Turquía les presta un apoyo activo” –dijo al diario ruso Rossíiskaya Gazeta el académico Evgueni Primakov.

En estas condiciones resultan infructuosos los esfuerzos que se hacen para el arreglo diplomático del conflicto. Ha dimitido el emisario especial de la ONU para Siria, Kofi Annan, y no se sabe si los observadores de la ONU continuarán su misión en Siria. Y es que ellos son la única fuente de información independiente sobre la situación en el país.

Tampoco prospera la variante armada de derrocamiento de Bashar Asad sobre la base de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, según el esquema libio. Rusia y China tres veces han bloqueado tales iniciativas de los países occidentales.

Sobre este telón de fondo Irán emprendió activas maniobras diplomáticas con vistas al arreglo de la situación en Siria. Representantes de Teherán visitaron Turquía y Damasco. La semana que viene el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad asistirá a una representativa cumbre de la Organización de la Unidad Islámica en Arabia Saudí, donde, por lo visto, el tema sirio será uno de los centrales. Y, por último, cabe destacar la idea promovida el jueves por Teherán de formar un nuevo grupo diplomático para el arreglo de la situación en Siria.

Irán está activamente involucrado en el conflicto sirio. Además del respaldo moral y material que presta a Siria, todo parece indicar que Teherán también le ayuda con voluntarios. De no ser así, difícil es explicar que entre los ochenta peregrinos iraníes capturados días atrás por el Ejército Sirio Libre había milicianos del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Iraní. Damasco es el aliado principal de Irán en la región y en el mundo. La caída del régimen de Asad reducirá sensiblemente la influencia de Teherán en Oriente Próximo.

A ello también indica el exsecretario de Estado de EEUU, Henry Kissinger: “En el caso de Siria nos hemos visto arrinconados porque estratégicamente estamos interesados en la ruptura entre el clan de Asad e Irán, si bien no queremos reconocer tal interés” –escribe Kissinger en las páginas del Washinton Post.

De ello también se desprende la reacción extremadamente fuerte de Washington a las iniciativas diplomáticas de Teherán. “Es difícil imaginarse que un país pueda hacer tantos esfuerzos para mantener a Bashar Asad en el poder y ayudarle a continuar las represiones contra el pueblo de Siria. Difícil es describir cuán destructivas pueden ser las acciones de Irán para el arreglo del conflicto” –dijo el portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell.

Es poco probable que la iniciativa iraní obtenga reconocimiento. Además de los declarados opositores, está el mecanismo de los encuentros ministeriales sobre Siria y asimismo la Organización de las Naciones Unidas. Pero es evidente que Irán, al emprender la ofensiva diplomática en la dirección siria, intenta salir del aislamiento internacional en que se vio por el problema del dossier nuclear iraní. Por otra parte, las tentativas de mediar en el conflicto sirio recuerdan cada vez más la necesidad de consolidar a la población de Irán en este período de dificultades económicas y de amenazas cada vez más grandes de resolver los problemas nucleares iraníes por la vía armada.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.