Noticias

La aviación de combate y el DAM de EEUU avanza hacia las fronteras de Rusia (La Voz de Rusia)

Expertos destacan que, formalmente, esos planes no violan los acuerdos vigentes entre Rusia y la OTAN. Aunque, en los hechos, incrementa la infraestructura militar de la alianza en el flanco occidetal de las fronteras rusas. Más que todo porque Polonia, que participa en el sistema europeo de defensa antimisiles (DAM), insiste en el reforzamiento de la cooperación con la OTAN en esa dirección.

EEUU anunció el año pasado el traslado de aviones de combate desde Italia a Polonia. Entonces se habló de dieciseis aviones de transporte S-130, y lo que es mucho más importante, de cazas F-16. Ahora el Pentágono destaca que, según el acuerdo pactado con Polonia, la brigada quedará emplazada en una base a partir de 2013. Pero, ya en otoño del presente, hacia el lugar del despliegue serán trasladados militares estadounidenses. Ellos se ocuparán del abastecimiento de los vuelos. Añadamos que, en marzo de este año, oficiales polacos realizaron un curso de pilotaje de cazas norteamericanos en ejercicios militares en Israel.

En la OTAN declaran que, el traslado de los aviones militares de EEUU no tiene relación alguna con la alianza y no está vinculado a sus planes estratégicos. Sin embargo, ambos países son miembros del bloque, y no es en absoluto correcto tomar esto sólo como el resultado de acuerdos bilaterales, considera Pavel Zolotaryov, subdirector del Instituto de EEUU y de Canadá:

—Todo esto entra en la infraestructura militar de la OTAN, y están en su derecho a desplegar lo que consideren necesario allí, donde a su juicio, es necesario. Otro cantar es que, tal medida significa un incremento adicional del componente bélico de la OTAN, además que, en general, el despliegue de la infraestructura de la alianza suscita siempre preocupación. Esta situación revela, una vez más cuan acertada es la postura de Rusia. Pues, siempre nos hemos opuesto a la expansión de la OTAN, por considerar que ello no contribuye al fortalecimiento de la seguridad europea.

No es el primer año que Varsovia intensifica sistemáticamente la cooperación militar con Washington, sobre todo en la zona fronteriza con Rusia. Polonia es participante entusiasta del escudo antimisiles que se está creando en Europa. Según los planes de EEUU, en ese país deben ser desplegados grandes sistemas antimisiles estacionarios. Sin embargo, en 2008, la administración de Barack Obama anunció la revisión de tal estrategia. Ahora se trata del despliegue, para el 2018, de baterías móviles con cohetes SM-3. En respuesta al malestar de Varsovia, EEUU desplegó en la zona limítrofe con Rusia sistemas de cohetes Patriot, análogo al sistema antiaéreo ruso S-300. El presente traslado de aviones de guerra puede ser considerado como un paso más de condescendencia de Washington hacia la parte polaca, considera Ruslan Pujov, director del Centro de análisis de estrategias y tecnologías:

—Los polacos desean aparentar sobremanera ser socios fiables de los norteamericanos, no sólo de palabra, sino también de hecho. De ahí que Polonia, con el trasfondo de los desbarajustes económicos en Europa, sea el único país donde crece el presupuesto militar. Los polacos se sintieron heridos en lo más hondo cuando EEUU rehusó desplegar en su territorio el sistema antimisiles, lo que consideraron poco menos que una traición. De ahí que los norteamericanos no pudieron negar ahora a los polacos la menudencia de entregarles la infraestructura que solicitaron.

La creación del sistema antimisiles en Europa consta de cuatro etapas. La primera está ya terminada: fue construido el sistema que permite, con buques norteamericanos de guerra “Aegis”, interceptar cohetes individuales. Ahora se realiza la segunda etapa: para el 2015, el Pentágono debe concluir el despliegue en Rumania de baterías con misiles interceptores. La tercera etapa, polaca, estará terminada, según los planes, para 2018. Y en la cuarta etapa, en 2020, está planeada la unión de todos estos sistemas.

Moscú ha exigido a Washington hasta el cansancio garantías de que el sistema europeo antimisiles no apunta contra Rusia. Sin embargo, EEUU se niega a hacerlo hasta ahora. La víspera, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev declaró que hasta el momento, “no existe a nivel mundial comprensión acerca de contra quien se está creando ese escudo”. El funcionario agregó que, el gobierno estadounidense asegura a Rusia que el escudo antimisiles no entraña un peligro, un juicio que, sin embargo, en el Congreso no comparten. El primer ministro de Rusia subrayó que aun hay tiempo para ponerse de acuerdo, pues si no se logra antes de 2018, podría comenzar una nueva carrera de armamentos en el mundo.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.