Noticias

La información electoral en España es regulada durante época de campaña (RNV)

Mientras en Venezuela finaliza la campaña electoral, en España arranca la carrera por alzarse con la presidencia de Galicia y País Vasco el próximo 21 de octubre. Serán tres semanas de intensa actividad política en la península ibérica, frente a los tres largos meses de campaña vividos por los venezolanos como antesala a los comicios del próximo domingo 07 de octubre. Esta considerable diferencia en la duración de la campaña es solo una de las tantas variantes de cómo se gestionan las contiendas electorales en Venezuela, respecto a otros países.

La regulación española que quizás encaje con mayor dificultad en la opinión pública venezolana es la norma que distribuye la información electoral, en los medios públicos, de acuerdo con los resultados obtenidos en los comicios anteriores. Es decir, a mayor cantidad de votos, mayor será la difusión de una fuerza política durante la campaña.

Al respecto, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Javier Mayoral, considera que con esta normativa “el periodista deja de hacer su trabajo con plena libertad al estar obligado a conceder un tiempo tasado previamente a cada uno de los partidos”. A su juicio, la legislación vigente perjudica a la información electoral y a la razón de ser de un medio de comunicación.

Esta normativa, hasta ahora limitada únicamente a los medios de titularidad pública, se hará extensiva a los medios de comunicación privados tras modificarse la legislación electoral. La medida ha generado “malestar y duras criticas” en el seno del periodismo español, según confirma el profesor universitario, especializado en Comunicación Política de la UCM, José Luis Dader, quien defiende que la jerarquización informativa “debe hacerse respecto a criterios periodísticos y no conforme a una fórmula matemática”.

Sobre la regulación de la publicidad electoral el profesor Mayoral explica que el principio fundamental es el mismo: “mayor espacio publicitario para los partidos más votados”. Ante esto, opina que la normativa afecta a las formaciones políticas nuevas y minoritarias. “La ley les concede una ventana mínima en comparación con los grandes partidos. No pueden competir al mismo nivel”, sentencia.

Por su parte, el profesor Dader considera positivo que la publicidad electoral se emita de manera gratuita y, por el contrario, se muestra crítico ante las limitaciones de difusión. “Si bien, el partido político no tendrá que pagar el coste que supondría su emisión (publicitaria). En cambio, está limitado a que no puede emitir más anuncios de los que le permite esa distribución previa”.

Ambos catedráticos coinciden en que la normativa electoral española favorece el mantenimiento del status quo y, por ende, fortalece la tradición bipartidista que se ha instalado en el país europeo desde 1978, cuando ocurrió la transición hacia la democracia. Durante más de tres décadas, el ejercicio del poder se ha repartido entre el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.