Noticias

Merkel pone a Hollande en la cuerda floja de cara a las legislativas (rfi)

Hollande prometió un retiro de las tropas francesas de Afganistán a finales de 2012, es decir, dos años antes de lo acordado con la OTAN. La jefa del Gobierno alemán, Ángela Merkel, sin citar la decisión del presidente electo francés, llamó este jueves 10 de mayo a respetar el calendario de retirada de las tropas internacionales de ese país.

Éste es un nuevo desacuerdo mayor entre Hollande y Merkel, pero no concierne el punto crucial. El mayor desacuerdo entre los dos dirigentes, en medio de la actual crisis económica actual, tiene que ver con la política de austeridad que preconiza Berlín y contra la cual hizo campaña Hollande.

Merkel reiteró este jueves ante el Parlamento su rechazo a todo crecimiento basado en el endeudamiento de Europa, estimando que esa política “nos regresaría al comienzo de la crisis”. El lunes pasado, menos de 24 horas después de la elección de Hollande, un portavoz del Gobierno alemán había declarado: “no es posible renegociar el pacto fiscal”, firmado por “25 de los 27 Estados miembros de la Unión Europea”.

Renegociar el pacto fiscal es, no obstante, una de las principales promesas de campaña de Hollande. No cumplirla podría dar la impresión de que está cediendo ante la canciller, como ya lo hizo, según los socialistas, el presidente saliente. Una decepción para los electores de Hollande cuando resta un mes para la primera vuelta de las legislativas.

Entrar en un forcejeo sobre el crecimiento con Merkel, corriendo el riesgo de un “choque” París-Berlín como evocó este jueves el ex primer ministro socialista Michel Rocard, es una apuesta muy arriesgada para Hollande. Alemania es la primera economía de Europa y Berlín tiene la llave de la solución de la crisis actual.

Algunos políticos alemanes se permiten hablar incluso de manera descarnada: “Alemania no está para financiar las promesas electorales de los socialistas (franceses)”. Hollande ha prometido, entre otras cosas, aumentar el salario mínimo, crear 60.000 puestos en la educación y revisar algunos aspectos de la reforma de las pensiones.

También cabe esperar, sin embargo, que los dos dirigentes, obligados por la crisis, logren evitar el conflicto. Según algunos diarios franceses, los colaboradores de Hollande habrían pedido en varias ocasiones a los alemanes no tomar al pie de la letra las promesas de campaña.

Hollande y Merkel, además, son del mismo corte: el uno se presentó como un candidato “normal” mientras que ella es reputada por su sencillez.

Los conservadores alemanes han dejado saber que se congratularían de ver a un Hollande transformarse en un político del mismo talante del ex jefe de Gobierno alemán Gerhard Schröeder, un social-demócrata que hizo profundas reformas sobre las cuales reposa buena parte de la prosperidad alemana actual.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.