Noticias

Nicaragua aventaja a Costa Rica en desarrollar frontera del río San Juan (La Voz del Sandinismo)

Nicaragua ha tomado ventaja sobre Costa Rica en desarrollar su frontera a lo largo del río San Juan, con inversiones públicas y privadas que en los últimos años suman ya 218 millones de dólares.

Mientras tanto, del lado costarricense los proyectos se han limitado a algunas inversiones que no pasan de los 60 millones de dólares, sobre todo en la construcción de la trocha, de la cual varias partes ya están colapsando.

Para Nicaragua, la promoción turística es uno de los principales objetivos, pero también hay nuevos desarrollos industriales. Para ello, ha realizado fuertes inversiones en infraestructura, especialmente en nuevos muelles, puestos fronterizos, pistas de aterrizaje y carreteras de acceso.

Las obras se han hecho a lo largo de la frontera con Costa Rica, especialmente en los accesos al río San Juan, ubicados en su nacimiento en San Carlos de Nicaragua, y en su desembocadura frente a la llamada Isla Calero.

El último proyecto fue la inauguración hace un par de meses de un nuevo aeropuerto en la antigua comunidad de Greytown, hoy conocida como San Juan del Norte.

En este pequeño poblado costero —ubicado a unos 3 kilómetros de Calero— se invirtieron unos 13 millones de dólares en una moderna y cómoda pista de aterrizaje, para aprovechar el turismo futuro.

De esta forma, proyectos turísticos como el recién inaugurado Hotel Indio Lodge, en la Reserva de Indio Maíz, con una inversión de 4 millones de dólares, cercanos al pueblo, tendrían una conexión directa con el turista foráneo.

Todos los proyectos se promocionan mediante las campañas Ruta de Agua, de 15 millones de dólares, financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo, y “Yo Conozco el San Juan, ¿y vos?”, de 10 millones de dólares.

En cuanto a la industria, la comunidad celebró la reciente llegada de la firma japonesa Trope, dedicada al ensamblaje de vehículos. Además el gobierno nicaragüense inició negociaciones con una empresa de metalmecánica que invertiría otros 50 millones de dólares. Otro importante proyecto en la zona consiste en una nueva plantación de palma africana, tras una inversión multimillonaria de un grupo empresarial centroamericano, sobre todo guatemalteco.

Pero mientras Nicaragua mueve todos estos recursos para desarrollar la zona, del lado costarricense la preocupación ha sido solo la de mejorar las condiciones de seguridad de la policía de fronteras y construir la ruta paralela al río.

En lo primero el gobierno había aprobado apenas $3,5 millones, así como otros rubros menores en colocar cámaras y llevar electricidad a algunas zonas que no la poseían.

El segundo gran proyecto —la trocha— se ha topado con el escándalo por el supuesto manejo irregular de los fondos, así como el aparente colapso de varias secciones del camino.

Mientras tanto las condiciones de los costarricenses del lado sur del río son precarias. En poblados como Tambor deben vivir con constantes inundaciones durante la época lluviosa, sin acceso a teléfonos públicos y mucho menos señal celular. En otros poblados cercanos, entre Boca San Carlos, Tiricias y Boca del Sarapiquí, la electricidad apenas llegó hace algunos meses, mientras las opciones de educación para los niños se encuentran a varias horas a pie. Las opciones de empleo son limitadas, pues no hay empresas que desarrollen servicios o requieran mano de obra, y el gobierno no ha tenido una respuesta clara.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.