Noticias

Rusia puede negar su apoyo a Irán en la cuestión nuclear (La Voz de Rusia)

Una fuente en el Gobierno de Rusia señaló que Moscú no cejará en su intento de lograr la revocación del reclamo que supone una multa de cuatro mil millones de dólares, equivalente a casi un tercio de los ingresos de Rusia por concepto de las ventas de armas.

La demanda enviada por Teherán al Tribunal de Arbitraje de Ginebra fue una sorpresa ingrata para Moscú que es uno de los pocos aliados internacionales de Irán. La diplomacia rusa lleva ya varios meses negociando con los iraníes la revocación del documento. Ahora, Irán corre el riesgo de quedarse solo y totalmente aislado en el ámbito internacional, si adopta una postura demasiado dura en sus negociaciones con Rusia. A su vez, Moscú no perdería nada de su prestigio internacional, afirma el coronel en retiro Oleg Kulakov, investigador invitado del Colegio de la OTAN en Roma:

—El propio hecho de demandar judicialmente a Rusia es un juego muy riesgoso por parte de Teherán. Rusia es una de las pocas naciones que siguen apoyando a Irán en algunos asuntos. Entre ellos, los relacionados con Medio Oriente, donde Rusia puede consolidarse con Teherán en ciertos aspectos. No siempre tenemos esta opción, pero últimamente sí la tenemos. En estas circunstancias, a Teherán no le conviene en absoluto ponerse a malas con Rusia.

El coronel Kulakov opina que la decisión de los iraníes de demandar judicialmetne a Rusia es una gran victoria del lobby prooccidental en Irán que busca enemistar a Moscú y Teherán.

—Es obvio que Occidente está jugando su propio partido a través de sus contactos dentro de la dirección iraní. Trata de separar a Rusia de Irán y viceversa. La última fue una buena jugada hecha con manos de Teherán. El tribunal admite la demanda a trámite en el contexto de las sanciones vigentes. En estas circunstancias, Rusia se enfrenta a una colision de intereses desde el punto de vista legal y político.

El monto de la demanda también es sorprendente. Los cuatro mil millones de recompensa se componen de varios montos que cobrarían los iraníes en caso de su triunfo en Ginebra, explica la analista Irina Fiódorova, del Instituto de Estudios Orientales de Rusia.

—Los montos que componen la suma demandada son de naturaleza absolutamente distinta. El monto del propio contrato, unos novecientos millones de dólares, y el adelanto que pagó Irán, le fueron devueltos en su totalidad. Los otros tres mil millones que figuran en la demanda corresponden a las pérdidas que sufrió Irán desde 1996 debido a la cancelación de los contratos. Se trata del costo de los preparativos para la instalación de misiles S-300 y un daño moral estimado por Irán en casi mil millones de dólares. Quiero decir que, incluso si se llega al juicio, la sentencia del tribunal no necesariamente será benéfica para Irán en todos estos montos.

Cabe recordar que el Consejo de Seguridad de la ONU prohibió vender ciertos tipos de armas a Irán. De acuerdo a esta prohibición, el presidente de Rusia firmó la cancelación de los suministros de misiles S-300 a ese país. El Gobierno irání se mostró indignado y, en mayo de 2011, demandó a Rusia ante el Tribunal Inernacional de Ginebra, cuestionando la legitimidad de esta decisión.

Hacer un comentario.



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.